¡Mucha mierda!

*¡Actualización! Visita la web:  regalacaca.com

“Soy demasiado viejo para esta mierda”. No, ésa no es la actitud, querido Danny Glover, nunca es demasiado tarde ni para regodearse en la susodicha [una, grande y libre], ni para tirársela a alguien a la cara [un mono u otro derivado de los primates] ni para reírse con ella.

Esto último tiene una explicación, del resto me desentiendo. Uno de los productos estrella de Spike and Freak son las cacas de peluche. Suavecitas, inspiradoras, abrazables, todo un mundo de candidez y tiernecita locura comprimidos en 24×25 centímetros, el tamaño grande [sin dobles sentidos, gracias]. Fácilmente transportables, muy agradecidas para regalos y agasajos varios: al compañero de trabajo que se va de la oficina y al que no soportas, ¡toma caca!; a esa amiga que sólo puede abrazar un peluche por las noches, ¡toma caca!; a esa sobrinito que se ríe con las escatologías, como todo niño que crece sano pero no exento de algún trauma, ¡toma caca!

Si preferís una caca más asequible, que pueda llevarse en el bolso si así se desea, tenéis la opción de la pequeña con ojos expresivos, de 10×9 cm de tamaño. Miradla, ¿no me digáis que no es mona? ¡Ay, cuchi, cuchi! Marrón, “la de toda la vida”, o del color que prefiráis ya que son cacas personalizables, al gusto del consumidor, tanto en variedades cromáticas y tamaños como en expresiones faciales.

Cacas peludas
Cacas peludas a lo Arale.

Mirada hacia arriba, mirada intrigante, gacha o desafiante. Con boca o sin ella. Sonrisillas diversas. Con cejas o pestañas. Pinchada en un palo, como haría Arale. Incluso, caca al estilo Whatsapp, la más popular entre las populares, para dar en el clavo con ese regalo divertido y excéntrico con el que coronaros estas Navidades. Cacas pequeñitas elaboradas con fimo (2 centímetros, la grande) y mimo para moldear esa carita expresiva que podéis lucir colgada del móvil, como llavero, en collares, pendientes o cualquier uso que os apetezca. Personalizadas, sólo tenéis que pedir por esa boquita, en forma de email, pinchando aquí.

Cacas de resina.
Cacas de resina.

¿Que somos básicos? ¿Quién osa aseverar tal cosa? ¡Caca-culo-pedo-pis! ¡Caca-culo-pedo-pis! ¡Caca-culo-pedo-pis! ¡Mooola! Lo que yo digo, coronaros estas Navidades…
*¡Actualización!  Nuevos productos “fecales” visita la web: regalacaca.com

¡Comparte!

1 comentario en «¡Mucha mierda!»

Deja un comentario

1 + 7 =