Otro peluche se nos va

Otro peluche se nos va

Alguien te contacta, te pide un peluche personalizado, en concreto: de Napoli, un sticker de Facebook. Compras los materiales y empiezas el proceso de convertir un dibujo en realidad: cómo pasas de ver un dibujo plano a intuir los patrones y verlos poco a poco claramente en la cabeza, calcular las proporciones, dibujarlos, cortar, corregir, coser, ensamblar pieza a pieza, unirlas todas, coser los detalles y finalmente ver que sí, que has creado algo, peludito, ternasco, único, pero que se tiene que ir, como otros tantos que pasaron de dibujo o de concepto a realidad. Una mezcla de orgullo por esos hijos emancipados con un toque de melancolía porque lo más probable es que no les vuelvas a ver. Solo desearle lo que les deseo a todos:

«Napoli, larga vida y prosperidad con tu nueva familia y que les hagas muy felices.»

napoli
Napoli en su versión original. Napoli en peluche y a punto de salir por la puerta.

Deja un comentario

4 × uno =